Delincuentes desvalijaron una casa

Delincuentes desvalijaron una casa

Este sábado, por la madrugada, se produjo un robo en una vivienda ubicada en el barrio Fonavi.

El hecho ocurrió en una casa de calle González Fernández al 900, y los ladrones se llevaron consigo elementos de todo tipo: “El día sábado entraron a mi domicilio, aprovechando que ni yo ni mi pareja estábamos, y me sacaron varias pertenencias. Rompieron la puerta de adelante, saltaron la reja, y me sacaron televisores, computadoras, ropa, joyas, la tostadora y la pava eléctrica, entre otras. Son cosas que las venden rápido. Al no encontrar plata, me dieron vuelta todo”, contó Ayelén, persona afectada por el hecho delictivo.

La damnificada indicó que los delincuentes ingresaron a todas las habitaciones, incluyendo a la de su hija.

Además de lo anterior mencionado, también sufrió el robo de relojes, parlantes de música, ropa, zapatos, maquillaje y una PlayStation: “Hasta tuvieron tiempo de sentarse. Yo había dejado todo ordenado, y ellos dejaron una silla abierta como si estuvieron sentados, tranquilos, con todo el tiempo del mundo”.

“Mi familia fue preguntando a los vecinos, casa por casa, si podían aportar algo, si habían visto o escuchado algo, o si alguno tenía una cámara de seguridad, y logran divisar que, en una propiedad vecina, arriba de una cama cucheta, estaban mis pertenencias. Justo en ese momento, la policía científica estaba en mi casa sacando huellas, así que les avisan directamente a los policías que estaban ahí, y enseguida vino otro patrullero, atento a que nadie entre en ese domicilio”, indicó la dueña de la casa acerca de las pruebas que tenían, sobre el paradero de sus bienes.

Sobre el momento en el que se hace presente la dueña del hogar donde habían visto sus pertenencias, comentó: “Cuando apareció mi vecina, la dueña de esa casa, la policía no pudo hacer mucho, la tuvo que dejar entrar a su domicilio. Y ahí quedó todo, no pudiendo dejar un efectivo policial porque se empezaron a acercar más familiares de ella, enfrentándose con la policía y arrojando piedras. Uno, para resguardarse, tiene que dejar que hagan lo que ellos quieran. La policía tenía las manos atadas, sin poder entrar a su domicilio hasta no tener una orden judicial. Tampoco dejaron un efectivo policial durante la noche, como para evitar que se lleven las cosas, sabiendo y viendo que mis cosas estaban ahí”.

“El allanamiento se hizo recién en el día de ayer, cerca de las 16:30, y no se encontró prácticamente nada, salvo una pava eléctrica que era idéntica a la mía, pero estaba destruida y oxidada, y perfumes, pero que no eran míos. No encontraron nada que pueda decir que era de mi propiedad”.

La joven finalizó diciendo que la familia que estaría involucrada en el robo, está acostumbrada a enviar amenazas, cansando a los vecinos que realizaron denuncias en reiteradas oportunidades.

 

 

 

fuente el rosalenio